Durruti en el laberinto

$395.00

50 disponibles

Add to wishlist
Share

    El anarquismo es, primero que todo, una posición: el hombre libre. Por querer serlo es su lucha con el medio, mundo o trasmundo, metafí sica o prejuicio que le niegan o le oprimen. Su doctrina, el comunismo anarquista, es un sentido, no un tópico: un resplandor de su sangre y no una entelequia sociológica. Está en ella y la milita y la vive, .y ése es su drama: que el impulso de su vida, poderosa o delicada, al expresarse en su acción, puede revelar, para unos, la huida imagen de un santo y, para otros, la enmarañada estampa de un bandido.
    Éste es el hombre que aún no ha captado la historia, ni intuido el arte, y a cuyo paso escupen o se hacen cruces los papanatas (los periodistas). De él, de su oscuro camino que, de tanto en vez, alumbra su odio al tirano o su amor al pueblo, no sabe ni siente nadie que no sea otro libertario. Como Reclus, el tierno, sabía de Ravachol, el dinamitero. Y que lo ignoren tampoco importa.

    Peso 0400 kg
    Dimensiones 20 × 125 cm